Analizar de manera crítica los desarrollos, cercanías, distancias y entrecruzamientos en los procesos de formación de formadores en el contexto educativo colombiano y latinoamericano.

Socializar experiencias pedagógicas y de investigación en los diferentes territorios, que permitan significar los sentidos de formación de maestros en Colombia.

Reflexionar críticamente sobre las implicaciones de las reformas establecidas por el Estado en el sistema de educación que afectan el desarrollo de la formación y ejercicio profesional docente y con ello asumir posturas académicas y políticas sobre la formación docente que responda al contexto del país

Posicionar el lugar de ASCOFADE y otro organismos académicos y gremiales en torno a la formación de formadores en el país con perspectiva de pertinencia social y calidad académica, reconociendo su incidencia en las políticas educativas que han orientado la formación docente.

Consolidar el compromiso y participación de las facultades de educación y unidades de formación en los procesos de desarrollo de la formación docente en el contexto prospectivo de Colombia.

Áreas temáticas de la I Cumbre

Las temáticas a desarrollar a lo largo de la cumbre se centrarán en tópicos de primer orden para la educación del país y en especial para la formación de maestros. Los mismos se llevarán a cabo a través de conferencias centrales o paneles con expertos invitados.

La formación de educadores desde la relación pedagogía y disciplinas.

Desde su creación en 1993, ASCOFADE se ha trazado como propósito de trabajo la articulación del saber pedagógico con el saber disciplinar de las áreas del conocimiento que le son complementarias o constituyen campos de especialización del educador, así como hacer de la pedagogía el fundamento de su proceso de formación como de su quehacer en la escuela. En los últimos 20 años el Estado colombiano promulgó el decreto 272 de 1998 y la resolución 18583 de 2017, los cuales fueron centro de análisis por parte de numerosos académicos, dado el impacto para la formación de licenciados en el país. Con estas normas se legisló y se decretaron dos reformas curriculares que las instituciones de educación superior debieron aplicar para crear, renovar y continuar con los programas de licenciatura en educación. En este contexto, tiene sentido la reflexión y alcance de la relación entre pedagogía y disciplinas, lo que ha motivado a un acercamiento particular, más no exclusivo, sobre la enseñanza de las ciencias y las matemáticas y el lugar de la pedagogía como saber fundante del licenciado en educación, con énfasis en una disciplina específica.

Formación del profesor universitario

Este tema representa una de las inquietudes que en el ámbito de la educación superior continúa vigente y amerita un análisis permanente dadas los escasos desarrollos e investigaciones al respecto. La formación docente pasa y atraviesa al docente universitario y aún las facultades y programas de educación enfrentan desafíos importantes en torno a sus posibilidades, alcances, concepciones, fundamentos y propuestas sistemáticas para su comprensión y desarrollo. Se constata la necesidad de contar con acciones sistemáticas no solo en relación con la formación pedagógica, sino también sobre la inserción a la vida universitaria, el valor de la reflexión pedagógica; la investigación y producción intelectual en torno a problemas y desafíos de la universidad. Resulta necesario ahondar en el lugar de tales y otras preocupaciones en facultades de educación y en unidades académicas que tienen como objeto de estudio la educación y la pedagogía. Uno de los grandes desafíos es la creación de políticas nacionales y alrededor de ello políticas y apuestas institucionales que atiendan con mayor compromiso la formación, el acompañamiento y la cualificación de los profesores de educación superior de nuestro país.

Formación de maestros, diversidad e inclusión

Actualmente, este tema tiene un lugar preponderante en el contexto educativo, y cuenta con una importante visibilidad en políticas públicas e institucionales en las que se hacen explícitas las preocupaciones por los temas de exclusión, inclusión, diversidad, interculturalidad, etc. En un principio, la discusión se llegó a centrar en el tema de la discapacidad, las carencias o limitaciones físicas o cognitivas que afectan los procesos formativos; sin embargo, en los últimos tiempos se presentan nuevos retos a la educación para que la inclusión amplíe su espectro en lo étnico, físico, cognitivo, cultural, social, de género, etc. Ello, desde su valor e impacto en las prácticas educativas (enseñanza, aprendizaje, currículo, didáctica, pedagogía, evaluación, entre otras). No sobra, dentro de estas consideraciones, tener en cuenta la apuesta de la UNESCO (2005), que viene trabajando la idea de que la inclusión educativa debiera fundamentarse en los derechos humanos, sobre la base de una educación de calidad.

Educación, movilidad social y educadores en Colombia.

Las nuevas tendencias en educación se orientan a crear una sociedad más igualitaria, más democrática e incluyente. Ello implica propender por una educación de calidad y pertinencia social, que llegue a los sujetos sin ningún rasgo de distinción, de orden social o de cualquier orden. La necesidad de una educación de calidad para todos y la constatación de brechas y deficiencias en este sentido, obliga a pensar el sentido ético político de la
educación, el alcance de las políticas públicas, los desafíos que de allí surgen y la necesidad de contrarrestar desde la conciencia social el pronunciamiento de los ciudadanos en este sentido. De otro lado es necesario ahondar, desde una perspectiva sistémica e histórica, en las diversas circunstancias sociales y personales que permean la vida, ejercicio, profesionalidad y reconocimiento de los educadores en Colombia. En ello, el magisterio a nivel nacional ha tenido una vinculación protagónica en hechos y movimientos sociales relacionados con la historia de la educación y la legislación laboral y escolar que incide en la vida de los maestros. En este contexto, cabe la pregunta por el educador integralmente concebido, en lo personal, en sus conocimientos profesionales, en sus condiciones de calidad de vida, reflexión importante en la búsqueda de una educación de calidad, inclusiva y democrática.